El Norte de Madrid como futuro empresarial

Home/DCN, Destacadas/El Norte de Madrid como futuro empresarial

El Norte de Madrid como futuro empresarial

El origen del mercado de oficinas madrileño se remonta a los años 20 del pasado siglo cuando la mayor parte de las empresas decidieron instalarse en Gran Vía y calle Alcalá -desde Sol hasta la Plaza de Cibeles-. Esta estrategia de localización en pleno centro de la ciudad convirtió a ambas vías en los dos grandes ejes de oficinas de Madrid. Su esplendor llegó con la construcción del edificio Telefónica para albergar la sede de la compañía, tal y como indica la firma Colliers International en un informe elaborado para DCN sobre distritos de negocio. Este hecho fue un revulsivo para la expansión del sector con la proliferación de numerosas oficinas en este eje empresarial.

​La recuperación económica que siguió a los años de la postguerra cambió notablemente el tejido empresarial español y las oficinas evolucionaron para adecuarse a las necesidades del mercado. Esta circunstancia derivó en la búsqueda de nuevas superficies hacia el norte de Madrid donde desarrollar la actividad empresarial.

En la década de los 60 se consolida la economía española y las grandes compañías y multinacionales deciden establecerse en Madrid al ver las oportunidades que les ofrecían los modernos edificios del paseo de Recoletos y la Castellana. Una tipología de oficinas muy similar a las de nuestros vecinos europeos, lo que las hacía aún más atractivas.

Entre 1970 y 1980 surge el complejo financiero y empresarial de AZCA, una supermanzana rectangular que se articula entre el paseo de la Castellana y varias calles aledañas. Su construcción supone un nuevo hito en la evolución histórica de Madrid, al ser el primer distrito de negocios que se constituye con ese fin en la ciudad.

AZCA cuenta con torres emblemáticas que se combinan con edificios más bajos y anillos soterrados que distribuyen la circulación rodada y dan acceso a los aparcamientos. Su creación atrajo a importantes empresas, aunque esto no impidió que años más tarde este complejo se sumiera en una época de deterioro y cierto abandono.

Las 4 torres, el complejo más moderno dentro de la M-30

La ampliación del eje de negocios continúa hacia el norte de Madrid con la construcción de las torres inclinadas de Puerta de Europa, también conocidas como Torres KIO, a finales del siglo XX. Estos dos rascacielos están situados en plaza de Castilla, entre AZCA y las Cuatro Torres Business Area (CTBA). Este último complejo de negocios se erigió a principios de nuestro siglo, en los terrenos que antes ocupó la ciudad deportiva del Real Madrid.

Estos cuatro rascacielos, de alturas comprendidas entre los 230 y 249 metros, son en la actualidad los edificios de oficinas más modernos de la almendra central y los únicos que están al nivel de las exigencias técnicas que demandan las compañías más relevantes a nivel nacional e internacional. Tal es así que a finales de 2016 el nivel de ocupación de los cuatro edificios ya rozaba el 89%.

Madrid tiene que continuar avanzando si no quiere perder su competitividad internacional. En este sentido, Colliers International apunta que con el desarrollo de Madrid Nuevo Norte la ciudad tiene una oportunidad de oro para ofrecer al mercado todo lo que demanda. Un potente y moderno distrito de negocios que actuará como polo de generación de empleo, riqueza y talento, a la vez que contribuirá a mejorar la calidad de vida. 

2018-01-03T10:08:20+00:00 02-01-18|DCN, Destacadas|

Nuestro sitio web utiliza cookies con la finalidad de poder recabar información acerca del uso del sitio web.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de facilitar su navegación e identificar problemas para mejorar nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí ACEPTAR

Aviso de cookies