El Paseo de la Castellana es uno de los iconos que reflejan el carácter y dinamismo de la capital madrileña, como la Puerta de Sol, El Retiro o la calle Preciados. Sobradamente conocida por los locales y también por los visitantes, es una avenida urbana de gran valor histórico y arquitectónico, por los emblemáticos edificios y monumentos que la acompañan durante su recorrido por el centro de Madrid. Sin olvidar, su función como eje articulador clave de la movilidad urbana y las conexiones entre los barrios.

El diseño del nuevo tramo de La Castellana también está orientado a mejorar la calidad de vida de los habitantes y a favorecer el intercambio social

El proyecto de Distrito Castellana Norte contempla la quinta y última prolongación de La Castellana en 3,7 km hacia el norte de la capital, dándole un final más digno y atractivo del que tiene, como merece un paseo de tanta relevancia. Actualmente termina en el entramado de autopistas que tantos problemas de tráfico y atascos genera a los madrileños, conocido como Nudo Norte. La Castellana está llamada a ostentar la nueva centralidad de la ciudad y a crear ciudad a su paso, en su nuevo trazado entre las carreteras M-30 y M-40.

Presente y futuro Castellana

 A la izq. se aprecia la situación actual de los terrenos y a la drch. una simulación del nuevo trazado de La Castellana que propone DCN

Asimismo, su prolongación integrará a los barrios del norte de Madrid, Fuencarral-Begoña-Montercarmelo y Las Tablas-Chamartín, que llevan años pidiendo soluciones a la desconexión que tienen entre sí y con la propia ciudad. El diseño del nuevo tramo de La Castellana también está orientado a mejorar la calidad de vida de los habitantes y a favorecer el intercambio social. No olvidemos que la propuesta de Distrito Castellena Norte contempla la creación de un gran parque sobre las vías de la estación de Chamartín, que tan cerca queda de esta gran avenida, fomentar el comercio de proximidad recuperando el concepto de “mercado” como elemento dinamizador del barrio, nuevos espacios públicos para disfrute de los peatones y ciclistas, etc.

Un modelo de ciudad vanguardista y sostenible que fomente una red de transporte público eficiente con autobuses de alta capacidad que discurrirán por la nueva Castellana y otras áreas del ámbito de la actuación con mayores frecuencias de paso y un menor tiempo de trayecto para comodidad de los usuarios. La prolongación del Paseo de La Castellana contribuirá a dar más  vida a los barrios del norte y marcará un nuevo hito en historia de esta avenida y en el futuro de Madrid.