Ideas en movimiento para dibujar el futuro

Home/DCN, Destacadas, Noticias/Ideas en movimiento para dibujar el futuro

Ideas en movimiento para dibujar el futuro

Concluye el segundo workshop de DCN y RSH+P en Madrid

¿Qué necesita Madrid para ponerse a la altura de las grandes capitales mundiales en términos de calidad de vida de sus habitantes, sostenibilidad y competitividad económica? La voluntad de buscar respuestas a esta pregunta es la razón por la que el estudio de arquitectura británico Rogers Stirk Harbour + Partners (RSH+P) y Distrito Castellana Norte (DCN) han organizado en Madrid una serie de workshop para reunir a los mejores expertos en urbanismo, con el objetivo de encontrar las mejores soluciones para el proyecto de regeneración del norte de la ciudad.

El segundo workshop, que tuvo lugar durante la primera semana de abril, contó con las aportaciones de varios expertos externos al proyecto, además de los arquitectos y urbanistas del estudio británico de Richard Rogers  sus asociados de Madrid; la firma de ingeniería líder en sostenibilidad Arup y los técnicos de DCN. El último día, además, participaron miembros de Adif y del Ayuntamiento, que pudieron ver de primera mano cómo trabajan los expertos y escuchar algunas de las ideas que sugieren para el proyecto.

En la primera de las tres jornadas se concentró la mayor parte de las ponencias externas: la primera intervención estuvo a cargo de la arquitecta griega Areti Markopoulou, directora académica del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña y especialista en nuevas tecnologías aplicadas al urbanismo. Areti relató algunas de las experiencias fruto de su colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona, para explicar cómo la tecnología de la información puede ayudar a crear ciudades y edificios más sostenibles, capaces de adaptarse a las exigencias cambiantes de la moderna sociedad.

Su intervención fue particularmente apreciada, como expresó Simon Smithson, socio de RSH+P y asesor de DCN y representante de la promotora en las mesas técnicas de negociación con el Ayuntamiento y Adif. “Vamos a estudiar más este tema, porque el big data puede ser muy útil para el diseño urbano, especialmente para mejorar la movilidad de las personas”, explicó el prestigioso arquitecto británico a los representantes del gobierno municipal y de Adif. También valoró muy positivamente la aportación de Stefano Recalcati, urbanista asociado de Arup en Milán (Italia), quien examinó la “resiliencia” de las ciudades, entendida como la capacidad para aportar soluciones a las necesidades de sus habitantes, tanto en situaciones normales, como de estrés o de shock. Recalcati se centró en el envejecimiento de la población como uno de los fenómenos que más pone a prueba a los urbanistas, que tienen que diseñar ciudades capaces de dar respuesta a las exigencias de una población cada vez más mayor.

Juan Alayo, que fue director de Planificación y Desarrollo de Actuaciones de Bilbao Ría 2000, se centró en explicar qué es una ciudad densa y compacta y por qué este modelo de urbanismo es necesario para que las ciudades sean sostenibles, principalmente en términos de medioambiente. Alayo explicó la diferencia entre accesibilidad –es decir, que los ciudadanos tengan cerca lo que necesitan- y movilidad –el tener que desplazarse para alcanzar lo que se necesita-. El mensaje, según resumió Smithson a los representantes del Ayuntamiento y Adif, es que hay que centrarse en la accesibilidad, construyendo con densidad y respetando los usos mixtos, para que los ciudadanos tengan cada vez menos necesidad de desplazarse.

Distinta aunque igual de interesante fue la ponencia de Mark Davy, de la londinense Futurecity, quien utilizando su experiencia en Greenwich Peninsula explicó la importancia de dotar los proyectos urbanísticos de un guion cultural. Los grandes proyectos urbanos también tienen que servir para reforzar la identidad cultural de las ciudades y ayudar a construir una comunidad. La nueva estación de King Cross en Londres es uno de los ejemplos de proyectos que mejor han funcionado en este sentido. Como resumió Simon Smithson, “ha sido capaz de crear una conexión con el territorio, gracias también al planteamiento de largo plazo y la vocación de permanencia que mantuvo el promotor”.

Las ponencias externas del segundo día se centraron en temas relacionados con el gran distrito financiero que se quiere hacer en el norte de Madrid. Antonio Pan de Soraluce y Neil Livingstone, managing directors de Colliers en España, hablaron de los CBD que mejor funcionan en el mundo, explicando qué características les hacen apetecibles para las grandes empresas. Después, los expertos de CBRE realizaron un diagnóstico sobre la situación del mercado de oficinas en Madrid, volviendo a incidir que la capital necesita renovar su parque para atraer al talento.

El resto del segundo día y el tercero, los arquitectos se dedicaron a dibujar, a poner sobre plano las ideas desarrolladas gracias a la puesta en común de experiencias con los expertos invitados. Se trata de un proceso creativo abierto, en el que cada uno aporta sobre lo que más y mejor sabe, para después buscar articular propuestas concretas que se presentarán a todas las partes implicadas en la generación del norte de Madrid.

2017-05-24T09:23:47+00:00 12-04-17|DCN, Destacadas, Noticias|

Nuestro sitio web utiliza cookies con la finalidad de poder recabar información acerca del uso del sitio web.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de facilitar su navegación e identificar problemas para mejorar nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí ACEPTAR

Aviso de cookies