Distrito Castellana Norte (DCN) ofrece una gran oportunidad para regenerar y dinamizar una zona al norte de la capital que lleva esperando su momento desde hace más de dos décadas. En los 20 barrios implicados en este ámbito de actuación habitan 560.000 vecinos que están deseando que se termine de una vez con problemas como el aislamiento y la inconexión entre los barrios y la propia ciudad,  la escasez de infraestructuras, la alta densidad de tráfico rodado en puntos de acceso clave y el deterioro de bienes patrimoniales que empobrecen la calidad de vida de los ciudadanos y el aspecto de la urbe, entre otras cuestiones de relevancia.

En el proyecto de Distrito Castellana Norte han participado una treintena de empresas de primer nivel y los mejores arquitectos y urbanistas a nivel internacional como Richard Rogers, conocido mundialmente como “el padre del urbanismo moderno”.  Tal y como lo manifestó recientemente Antonio Béjar, presidente de Distrito Castellana Norte: “DCN es el proyecto de regeneración urbana y ferroviaria más importante y ambicioso no solamente de España, sino también de Europa”.

Su ejecución tendrá un impacto económico y social muy positivo para la región y el conjunto del país al contribuir a generar más de 120.000 nuevos puestos de trabajo (1) y 3.340 millones de euros en ingresos fiscales para las arcas públicas (2). Todo ello sin coste para los ciudadanos, pues la iniciativa privada invertirá 6.000 millones de euros para su puesta en marcha.

Un proyecto viable y sin coste para los ciudadanos

Las infraestructuras y los equipamientos públicos, una prioridad

Distrito Castellana Norte destinará el 80% de los terrenos a infraestructuras y equipamientos, siendo estos dos de los aspectos más valorados del proyecto por parte de los madrileños. En cuanto a infraestructuras de transporte, DCN apuesta por un potente sistema público con capacidad para gestionar 72.000 pasajeros/hora en cada uno de los puntos de intercambio modal. Además, destaca su intención de crear un hub de comunicación internacional con la estación de Chamartín, que sirva de eje de conexión con el aeropuerto y con Atocha y la alta velocidad (AVE).

En lo que respecta a dotaciones públicas, se cederán 31 solares para la construcción de 20 colegios, 3 centros de salud, 8 centros sociales y residenciales, 8 espacios deportivos y 7 centros culturales y bibliotecas. Unos equipamientos que darán servicio tanto a los barrios del ámbito como a los colindantes, resolviendo así una de las necesidades más demandadas por los vecinos de esta área de la capital.

Un proyecto idóneo para convertir a Madrid en la nueva “City”

Madrid tiene el potencial y la capacidad para aspirar a ser la nueva “City” y el destino de numerosas multinacionales ubicadas en Londres, que tras la votación a favor de la salida del país de la Unión Europea se plantean una nueva localización para sus sedes. Un hecho que contribuirá a situar la capital española a la altura de otras ciudades europeas de primer nivel. DCN es la herramienta perfecta para ello, pues entre otras medidas pretende generar dos focos de atracción de inversión y talento en su ámbito: un nuevo distrito financiero cercano a la actual área de negocios de las Cuatro Torres de la Castellana y un centro tecnológico que albergue empresas con gran potencial innovador y económico.

Distrito Castellana Norte es un proyecto ambicioso y de futuro que visiona una ciudad vanguardista y sostenible. Una actuación pensada por y para los madrileños y diseñada bajo las directrices de expertos internacionales con el fin de ofrecer las mejores prestaciones a los ciudadanos. Una oportunidad para incrementar la calidad de vida de los vecinos y atraer inversión, empleo y talento a la ciudad.

 

(1) Informe sobre creación de empleo elaborado por Antonio Pulido, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid.
(2) Informe sobre impacto fiscal elaborado por PwC.