Para competir en la escena internacional, Madrid necesita un Centro de Negocios de última generación con una oferta de oficinas de calidad capaz de responder a lo que demandan las grandes corporaciones y al papel que nuestra capital debe desempeñar en el mundo.

La creación de este gran centro de negocios será clave para la creación de empleo de calidad y la atracción de talento internacional o para recuperar el que España ha exportado en los últimos años. Se prevé que el proyecto generará más de 130.000 empleos.

Para diseñar el Centro de Negocios se han estudiado en profundidad distritos de negocios recientemente construidos en todo el mundo. Fruto de este aprendizaje, se decidió priorizar la calidad del espacio público y el bienestar de quienes trabajen y vivan en la zona, mediante la mezcla de usos de oficinas, viviendas y comercios.