Madrid Nuevo Norte apuesta decididamente por la mezcla de usos, con el objetivo de crear una ciudad llena de vida. En ella, las viviendas, las oficinas, los locales comerciales, los equipamientos públicos, las zonas verdes y el transporte público se complementan, para que la actividad se desarrolle a todas horas, los siete días de la semana, y evitar así el modelo de la ciudad dormitorio.