Alrededor de 10.500 viviendas contribuirán a satisfacer las necesidades residenciales del norte de Madrid, una zona muy demandada y con un déficit histórico de nuevas casas. Un parque de viviendas de elevada calidad y diseño, con la máxima eficiencia energética, que convivirá con usos complementarios, como oficinas, equipamientos y comercio de proximidad.

El 20% de todas las viviendas de Madrid Nuevo Norte (2.100), repartidas proporcionalmente entre los tres ámbitos, contará con protección pública. Esto supone el doble de lo que la ley exige a los nuevos desarrollos inmobiliarios.