La capital de España escala posiciones en la liga de las grandes urbes mundiales, gracias a su gran potencial inmobiliario. Madrid Nuevo Norte nos ayudará a conseguir el pódium.

Las ciudades empiezan a tener cada vez más relevancia en la toma de decisiones de inversores y empresas. La ciudad, más allá del país en el que se encuentra, tiene características y atributos que la hacen más o menos atractiva y capaz de competir con las otras urbes en una liga que ya se juega en el tablero mundial.

De esta premisa nace el informe World Cities: Mapping the Pathways to Success, realizado por JLL en colaboración con The Business of Cities, que distribuye las principales ciudades mundiales en 10 categorías, en función de sus características peculiares y su potencial inmobiliario.

En la primera de esta categoría, “Las siete grandes”, siguen estando las urbes que desde hace décadas lideran los rankings mundiales: Londres; Nueva York; París; Singapur; Tokio; Hong Kong y Seúl. Pero, inmediatamente después, se sitúan las ciudades que están recuperando el terreno perdido y que, cada vez, se perfilan como duras competidoras de las grandes: son las “Contrincantes”. En este selecto grupo de urbes que destacan por su desarrollo y su gran potencial para atraer inversiones y empresas se sitúa Madrid.

La capital de España ha hecho méritos para situarse en este grupo. El informe destaca sus sólidas infraestructurassu gran conectividad global, su sólida reputación y el gran número de eventos y conferencias internacionales que acoge. Por si fuera poco, Madrid está entre las diez ciudades del mundo preferidas por las marcas comerciales para instalarse y también es la capital para la que se prevé el mayor incremento de las rentas para oficinas durante los próximos cuatro años.

Se trata, por lo tanto, del escenario ideal para que la capital termine de dar el salto y alcanzar las grandes. Y el comienzo de Madrid Nuevo Norte (MNN)el mayor proyecto de regeneración urbana de Europa y uno de los más importantes y vanguardistas de todo el mundo, deberá ser el impulso definitivo para este abordaje. MNN situará a Madrid como referente mundial para el urbanismo del siglo XXI, que pone la participación ciudadana, la sostenibilidad y la participación social en el centro del diseño.

Madrid Nuevo Norte supondrá la creación de un centro de negocios que será capaz de atraer a la capital grandes compañías internacionales, generando riqueza y puestos de trabajo de calidad. Como explicó el presidente de DCN, Antonio Béjar, en la conferencia organizada por EPRA e Iberian Property la semana pasada en Madrid, “es fundamental comprender que las ciudades ya compiten entre sí” y que los proyectos de regeneración urbana son fundamentales para esta competición. En opinión del máximo ejecutivo de DCN, el objetivo tiene que ser “hacer un buen desarrollo, con una oferta moderna de oficinas y con usos mixtos”, para que se pueda atraer empresas y talentos.

Un gran centro de negocios, sostenible y con usos mixtos para que se pueda vivir y disfrutar las 24 horas del día, todos los días de la semana, es una de las claves de Madrid Nuevo Norte. Será uno de los CBD con mayor conectividad del mundo, tanto a nivel local, gracias a la enorme oferta de transporte público, como nacional, por la estación de Chamartín, e internacional, con una distancia de apenas 15 minutos del aeropuerto Adolfo Suárez.

Madrid Nuevo Norte, cuyas obras podrán empezar en cuanto el Ayuntamiento y la Comunidad den el visto bueno definitivo al proyecto, será el arma ganadora que hará que Madrid se sitúe entre las grandes.