Madrid Nuevo Norte, primer gran proyecto urbanístico de España en contar con un informe de impacto de género

Home/DCN, Destacadas, Noticias/Madrid Nuevo Norte, primer gran proyecto urbanístico de España en contar con un informe de impacto de género

Madrid Nuevo Norte, primer gran proyecto urbanístico de España en contar con un informe de impacto de género

Un informe que analiza y tiene en cuenta las diferencias de género a la hora de diseñar la ciudad

Madrid Nuevo Norte es la primera gran actuación urbanística del país en contar con un informe que analiza y tiene en cuenta las diferencias de género a la hora de diseñar la ciudad.

El estudio ha sido llevado a cabo por la Cátedra Unesco de Género de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, dirigida por Inés Sánchez de Madariaga, una de las más reconocidas expertas a nivel mundial en cuestiones de género aplicadas al urbanismo.

“Es la primera vez que se trabaja la perspectiva de género desde la fase de planeamiento urbanístico con la posibilidad de trabajar desde el inicio con todos los equipos que han participado en el diseño del proyecto”, explica Sánchez de Madariaga.

Sánchez de Madariaga, valora que, “más allá de la necesidad de dar respuesta a un requerimiento legal, esta evaluación de impacto de género se ha incorporado estratégicamente en Madrid Nuevo Norte como una herramienta fundamental para alcanzar el desarrollo urbano sostenible que persigue esta actuación”.

Un urbanismo sostenible

Uno de los objetivos marcados en las principales agendas de desarrollo urbano sostenible de organismos internacionales como las Naciones Unidas es el de diseñar ciudades que no limiten el derecho de sus ciudadanos a participar plena y libremente y en igualdad de condiciones en sus comunidades, independientemente de su género. En este sentido, abogan por identificar los factores necesarios para potenciar la igualdad de género en el marco de los instrumentos del planeamiento urbano, que aseguren la participación plena y efectiva de las mujeres y su igualdad de derechos.

Madrid Nuevo Norte, primer gran proyecto urbanístico de España en contar con un informe de impacto de género

Uso diferente de la ciudad

Las necesidades específicas de las mujeres en el diseño urbano parten de tres premisas.

  1. El uso de la ciudad que hacen hombres y mujeres es distinto como consecuencia de las tareas del cuidado de niños, mayores y personas de movilidad reducida que, mayoritariamente, desempeñan las mujeres en la vida cotidiana. Esta labor, combinada con su integración en el mercado laboral, produce una doble carga (empleo + tareas de cuidado) y tiene consecuencias en cómo utilizan la ciudad, dónde se desplazan, cuánto, cuándo y cómo; qué necesidades urbanas tienen, etc.
  2. Además, las mujeres tienen una percepción de inseguridad mucho mayor que los hombres. Esto tiene consecuencias importantes, porque limita su autonomía, y en última estancia sus opciones de disfrutar y beneficiarse de todos los servicios, oportunidades y recursos que ofrece la ciudad.
  3. A estos dos preceptos, se suma la pobreza relativa de las mujeres, que tienen menores ingresos que los hombres y, sin embargo, suelen cargar con otros factores todavía más limitantes como la responsabilidad de los hijos (monomarentales) o la violencia de género, lo que requiere políticas de accesibilidad a la vivienda y de equipamientos y servicios urbanos que por ubicación y precio apoyen la vida cotidiana de personas con pocos recursos.

Nuevo modelo urbano

Ante esta situación, se plantea un nuevo modelo de ciudad, capaz de responder a las necesidades derivadas de las diferencias de género, y a las necesidades específicas de las mujeres.

Siguiendo estas premisas, el modelo urbano que plantea Madrid Nuevo Norte es el de una ciudad compacta, de distancias cortas y relativa densidad; con un buen sistema de transporte público; con espacios públicos y sistemas de transporte seguros y de calidad; con mezcla de usos en todas las escalas (ciudad, barrio) y dotada don un sistema de equipamientos de proximidad, complementario a los ordinarios, dirigidos al cuidado de mayores y menores.

Cuestiones de género en Madrid Nuevo Norte

Cuestiones de género en Madrid Nuevo Norte

Respecto al proyecto Madrid Nuevo Norte, el informe de impacto de género valora de forma especialmente positiva aspectos como la reserva de un 20% (el doble de lo establecido por la ley) de vivienda protegida. “Es un dato muy bueno desde el punto de vista de género porque dadas las condiciones particulares de las mujeres las hacen más dependientes de este tipo de vivienda”, destaca Sánchez de Madariaga. “En especial”, explica, “las familias monomarentales, las víctimas de violencia de género, o aquellas al cuidado de personas con algún tipo de discapacidad”.

También se aprecian cuestiones como el diseño de la trama urbana, que facilita la movilidad peatonal, o la amplia red de transporte público intermodal propuesta, que permite que todas las parcelas tengan acceso a alguna de las modalidades de transportes a una escasa distancia. Según el informe, esto tendrá un impacto positivo sobre los barrios colindantes y permitirá descongestionar el tráfico de la zona.

Desde la perspectiva de género, también se valoran la calidad y la seguridad de los espacios públicos, como las variadas zonas verdes repartidas por todo el ámbito o la anchura y la iluminación nocturna de las aceras.

Otro de los aspectos de Madrid Nuevo Norte más positivos desde un punto de vista de género es la reserva de suelos dotacionales que en un futuro podrán albergar equipamientos y servicios públicos de proximidad, lo que tendrá un efecto muy beneficioso en los barrios colindantes a la actuación, que actualmente sufren importantes carencias de este tipo de equipamientos y servicios.

Respecto a la creación del gran centro de negocios con oficinas de primer nivel que se construirá junto a la estación de Chamartín, el informe de impacto de género destaca de forma muy especial la creación de una potente área de actividad económica en una zona de la ciudad céntrica y consolidada.

“La presencia de zonas de actividad económica que implican puestos de trabajo de gran variedad (desde ejecutivos hasta personas de mantenimiento y limpieza) funcionan mucho mejor desde la perspectiva de género si están bien conectadas al transporte público, en zonas con mezcla de usos (presencia de vivienda, equipamientos, comercios, etc.)”, asegura Sánchez de Madariaga.

“Hemos valorado también muy positivamente que las parcelas del centro de negocios dejen entre sí espacios públicos, que haya reservas de suelos para equipamientos y la existencia de zócalos (plantas bajas y primeras alturas) en los edificios de oficinas, que podrán albergar equipamientos, servicios y comercios de apoyo a la conciliación”, explica Sánchez de Madariaga.  “Todo esto evitará el carácter monofuncional del centro de negocios y evitará que la actividad en el espacio público quede reducida a horarios y días laborables”, añade.

 

2018-03-08T16:42:02+00:00 08-03-18|DCN, Destacadas, Noticias|

Nuestro sitio web utiliza cookies con la finalidad de poder recabar información acerca del uso del sitio web.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de facilitar su navegación e identificar problemas para mejorar nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí ACEPTAR

Aviso de cookies