fbpx

Del transporte al agua que bebemos: Madrid Nuevo Norte aportará infraestructuras clave para la región

  • Proyecto

El proyecto incluye grandes obras de ingeniería para mejorar la movilidad urbana, dar protagonismo al peatón y optimizar las canalizaciones del Canal de Isabel II

 

futuro intercambiador de chamartin con las cuatro torres madrid nuevo norte

El futuro intercambiador de Chamartín unirá Alta Velocidad, Cercanías, Metro y autobuses.

 

Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto urbanístico de Madrid, no es sólo lo que se verá en su superficie. Se ha hablado mucho de las nuevas viviendas, de los rascacielos que configurarán el nuevo skyline de Madrid, de las zonas verdes o de la tupida red de equipamientos que dará servicio a los nuevos vecinos y a los barrios preexistentes. Sin embargo, el mayor proyecto de regeneración urbana de Europa contempla también importantes obras de infraestructuras que van a ser fundamentales para el Madrid del futuro. Estas infraestructuras abarcan necesidades y retos para el crecimiento urbano y de la región, como un transporte público más eficiente o el abastecimiento de agua de la capital.

 

Movilidad sostenible: nuevos intercambiadores y estaciones

Con el objetivo de facilitar la intermodalidad, es decir, el uso complementario de varios medios de transporte en un mismo trayecto, para optimizar el recorrido por la ciudad, el proyecto aportará dos nuevos intercambiadores. El más grande de los dos estará junto a la estación de Chamartín y será subterráneo y el otro irá en superficie, frente al Hospital La Paz.

Junto con esas infraestructuras, se construirán tres nuevas paradas de Metro que recorrerán el ámbito de norte a sur, ubicadas en el futuro centro de negocios, al norte y al sur de Fuencarral. También en Fuencarral se construirá una nueva estación de Cercanías. Complementariamente, se instalará una plataforma en superficie de tres kilómetros de longitud, que estará reservada para el Bus Prioritario.

 

El agua de Madrid

El proyecto Madrid Nuevo Norte incluye la completa renovación de conducciones del Canal de Isabel II por las que circula el 80% del agua potable de Madrid. En total, se van a sustituir más de 12 kilómetros de tuberías, para potenciar la máxima eficiencia de los recursos hídricos y la gestión del consumo de agua.

 

Grandes infraestructuras recorrerán el subsuelo de Madrid Nuevo Norte

Grandes infraestructuras recorrerán el subsuelo de Madrid Nuevo Norte

 

Zonas ganadas para los ciudadanos

Madrid Nuevo Norte incluye obras de ingeniería que cambiarán la fisonomía de la zona, la mayoría orientadas a hacer el norte de la ciudad más amable para los madrileños, racionalizar y restar protagonismo al tráfico rodado en superficie.

En ese sentido, es especialmente relevante el cubrimiento del haz de vías de Chamartín al sur de la M-30, así como la creación en su superficie de un gran parque urbano. De esta manera, Madrid conseguirá un gran espacio público emblemático que pasará a ser un nuevo centro de actividad y ocio, así como una referencia del Madrid del siglo XXI.

La zona al sur de la estación, donde desembocan los tres túneles ferroviarios de conexión con Atocha, también se cubrirá parcialmente hasta la calle Mateo Inurria. Además, el proyecto incluye otros cubrimientos parciales de vías de tren de menor escala, como el que prolongará el parque u otras actuaciones en la zona de Las Tablas Oeste.

 

Conexiones

Un total de cinco puentes, un túnel y una pasarela servirán para completar las nuevas conexiones. Dos pasarán sobre la M-30: uno de ellos unirá las calles Bambú y Antonio de Cabezón, y también se ensanchará y renovará el actual puente en la calle Mauricio Legendre. Los otros tres puentes restantes cruzarán las vías del tren al norte de la M-30 para conectar Begoña, Fuencarral y Tres Olivos con Las Tablas. Junto con ellos, se construirán una pasarela peatonal y ciclista y un túnel para tráfico rodado.

 

Agustín de Foxá

También merece destacar la creación de un nivel subterráneo en la calle Agustín de Foxá. Esta vía, en torno a la cual se desarrollará la actividad económica del norte de la capital, va a tener una característica singular que la va a distinguir: su tramo al sur de la M-30 contará con un nivel bajo rasante para el acceso prioritario de autobuses interurbanos al futuro intercambiador de transportes de Chamartín, el tránsito de servicios asociados al Centro de Negocios, la carga y descarga de mercancía y mensajería, así como el acceso a los estacionamientos subterráneos de oficinas y viviendas.

 

Final de la Castellana

En paralelo, fuera del perímetro de Madrid Nuevo Norte, pero vinculado a las actuaciones del proyecto, el Ayuntamiento de Madrid cubrirá el tramo final del paseo de la Castellana al sur de la M-30, a la altura de las Cuatro Torres y la colonia de San Cristóbal, hasta la calle Manuel Caldeiro. El tronco central de este eje importante urbano quedará cubierto por un parque de una hectárea de superficie y en ese tramo se soterrará la mayoría de su tráfico rodado.

Muchas de estas infraestructuras están en el subsuelo, por lo cual, para hacerlas visibles, se ha creado una maqueta de metacrilato transparente que, con distintos efectos de iluminación, resalta las canalizaciones, los túneles y los espacios que se van a construir bajo tierra. La maqueta, de tres metros de longitud, se puede visitar en la exposición de Madrid Nuevo Norte situada en Castellana, 120.

3 octubre 2019

Autor

Distrito Castellana Norte


3 octubre 2019

por Distrito Castellana Norte