Friburgo, ejemplo de ciudad sostenible integral

  • Modelo de ciudad

Esta ciudad alemana pionera del movimiento ecologista aspira a ser climáticamente neutra y a generar toda la energía que necesita mediante fuentes renovables en 2050.

Los ciudadanos de Friburgo disponen de una calculadora personal de emisiones, como ayuda para desarrollar hábitos más sostenibles.

 

Pionera en la defensa del medioambiente desde 1970, Friburgo (de Brisgovia, en Alemania, no confundir con su homónima suiza) es la cuna del movimiento ecologista y la ciudad más verde de Alemania, país de referencia en el urbanismo sostenible. Al pie de la Selva Negra, en el suroeste del país, fue arrasada por las bombas durante la Segunda Guerra Mundial y hoy es un modelo de reconciliación entre ecología y economía. Ayudan a comprender este éxito una sensibilidad compartida por poderes públicos y ciudadanos, sus manejables proporciones (apenas tiene 230.000 habitantes) y su entorno geográfico.  

 

Freiburg Wind Mills

Friburgo aspira a ser climáticamente neutra y a generar toda la energía que necesita mediante fuentes renovables en 2050.

 

Un modelo urbanístico sostenible

La calidad de vida comienza por el aire, y Friburgo, que ha logrado reducir en un 20% su dióxido de carbono (CO2) desde la década de1990, aspira a disminuirlo otro 50% en 2030 y a volverse climáticamente neutra para 2050 generando el 100% de su energía mediante fuentes renovables. Los ciudadanos disponen de una “calculadora de CO2” con la que contabilizarsus emisiones personales, compararlas con la media nacional y detectar en qué áreas de su vida (residencia, movilidad, nutrición o consumo) pueden mejorar las cifras.

En su cruzada a favor del clima, Friburgo tiene como aliada a su gran superficie forestal (el 43% del distrito urbano). Cada año, casi 55.000 toneladas métricas de CO2, (el 3% de las emisiones de la ciudad) dejan de emitirse gracias al uso de la madera del bosque, o son absorbidas por ese enorme espacio verde.

 

Edificios de viviendas en Vauban

La madera y la vegetación se integran en las viviendas del barrio de Vauvan, rodeadas de un entorno de bosque. Foto: FWTM-Schoenen.

 

Las prioridades presupuestarias del Ayuntamiento de Friburgo se establecen en función de los objetivos de desarrollo urbano sostenible, con planes marco, directrices de distrito y el Plan de Perspectiva 2030. Desde enero de 2020, la ciudad financia el uso de la madera en el sector de la construcción e incentiva el ahorro energético en los edificios preexistentes y en los de nueva creación, tanto familiares como los destinados a comercio e industria.  

 

Movilidad verde 

Los planes de transporte de Friburgo promueven el respeto al medioambiente desde 1969 y en el centro de la urbe, reconstruido con el aspecto medieval de su fundación en 1120, no se ven automóvilesLa tendencia de las últimas décadas es de un incremento de los medios de movilidad blanda (bicicletas y desplazamientos peatonales) y del transporte público, y de un descenso en el uso del vehículo privado.  

Con la promoción de la “red medioambiental” (desplazamientos a pie, en bicicleta y en transporte público), su Plan de Desarrollo del transporte VEP 2020 busca mantener el uso del coche a un nivel moderado. Lo evidencia el llamado “estadio de bicicletas” de su Estación Central, con 1.000 plazas de aparcamiento para bicis y conectado con el transporte público, la red ciclista y peatonal y mediante car-sharing. Esto se traduce en el bajo nivel de ruido de una ciudad donde lo que más se escucha son los timbres de tranvías eléctricos.

 

Ayuntamiento de Stuhlinger

Fachada fotovoltaica del edificio del ayuntamiento de Friburgo o Rathaus de Stühlinger, ejemplo de construcción de alta eficiencia energética. Foto: FWTM-Schwerer

 

Eficiencia energética y gestión de residuos 

La eficiencia energética es una preocupación constante y los edificios se remodelan previo estudio termográfico para evitar fugas y optimizar el consumo energético. De hecho, Friburgo atesora un emblema de la construcción sostenible: el rascacielos Bugginger Strasse 50, considerado el primer edificio pasivo de gran altura energéticamente eficiente del mundo, con un consumo de calefacción inferior a 15 kWh por año, lo que supone un ahorro del 78% frente a los estándares habituales. 

Tratándose de la ciudad más sureña de Alemania, 1.800 horas de sol anuales le otorgan las mejores condiciones para el uso de la energía solar. Edificios públicos, viviendas, negocios, industrias, instalaciones académicas y hasta el estadio de fútbol local están cubiertos por paneles solares y desde mayo de 2017 se ayuda a los ciudadanos a instalar sistemas fotovoltaicos en sus tejados. 

El ayuntamiento da ejemplo con uno de sus edificios, la Rathaus de Stühlinger, una perla de la construcción ecológica inaugurada en 2017 con fachadas fotovoltaicas integradas, colectores híbridos (termofotovoltaicos) en el tejado, bombas de calor subterráneas, un sistema geotérmico y sistemas de ventilación con recuperación de calor.

 

Energy Mountain Eichelbuck Copyright ASF GmbH

Monte energético de Eichelbuck, la mayor planta solar de Friburgo. Foto: ASF GmbH.

 

En esta ciudad, la industria solar es un gran negocio que emplea a 2.000 personas de 100 compañías, y el monte energético Eichelbuck, la mayor planta solar de Friburgo, cubre el consumo eléctrico anual de 1.000 hogares.  

También se utilizan otras fuentes de energía renovables como la eólica o la hidráulica.    

La mayor parte de los desperdicios se recicla en una central térmica que genera electricidad para 25.000 hogares, pero la prioridad es producir la menor cantidad posible de desechos. Los friburgueses son conscientes de ello y en 2019 solo produjeron 108 kg por habitante al año, mientras que la media alemana era de 151 kg. La municipalidad les apoya ajustando sus tarifas según el tamaño de contenedor y los intervalos de recogida de desechos que el ciudadano pida. 

 

Underfloor waste collection

Contenedores de reciclaje comunitarios en Friburgo. Los vecinos están concienciados de generar una mínima cantidad de residuos. Los desechos se utilizan para generar energía eléctrica. Foto: ASF GmbH.

 

Esta filosofía del aprovechamiento favorece la reutilización voluntaria que prolonga la vida de productos cotidianos y se refleja en el éxito de iniciativas de economía circular. Por ejemplo, la compañía pública ASF, encargada de recoger y tratar los residuos, promueve la Freiburg cup: regala a los establecimientos vasos reutilizables para el café por los que sus usuarios solo pagan un euro que recuperan al devolver ese recipiente en cualquier establecimiento adherido al programa.

También se subvencionan los pañales de tela, bolsas de la compra reutilizables hechas con material reciclado y se fomenta el mercado de segunda mano.

 

Vauban, el barrio modelo

El barrio residencial de Vauban se terminó de construir en 2001 en el terreno que ocupó una base militar norteamericana y es el mayor exponente de lo que una planificación verde puede conseguir en un entorno urbano de 5.000 habitantes, donde el 70% de los hogares renunció al vehículo privado en 2009.

En cada acceso al barrio, un aparcamiento elevado permite a los vecinos dejar el coche y continuar hasta casa en bicicleta o a pie. 

 

Nave solar y puerta de entrada al asentamiento solar

Puerta de entrada al asentamiento solar. El diseño urbano de Friburgo fomenta los desplazamientos en bicicleta y transporte público, manteniendo el uso del coche en un nivel moderado. Foto: FWTM-Schoenen.

 

Una planta de cogeneración (que obtiene a la vez energía eléctrica y térmica) suministra luz y calefacción que genera a base de residuos forestales a todas sus viviendas por unos conductos.    

Dentro de Vauban, el vecindario de Schlierberg es el primero de Friburgo alimentado 100% por energía solar: 59 viviendas de madera con paneles fotovoltaicos que pueden generar hasta 445 kilovatios por domicilio.  

La finalidad de estas políticas y rutinas ciudadanas de Friburgo no es sino alcanzar la neutralidad climática en 2050, y están convencidos de que en esa fecha podrán nutrirse exclusivamente de energías renovables según los informes del Öko-Institut y el Green City Cluster. 

25 mayo 2021

Autor

Distrito Castellana Norte


25 mayo 2021

por Distrito Castellana Norte