La conectividad como clave competitiva de las ciudades

  • Modelo de ciudad

Un análisis de la conectividad como valor añadido y como indicador de éxito de las ciudades. 

 

Vivimos en el mundo de la inmediatez, de la conectividad extrema, de la tecnología. Son nuevas variables que han producido un profundo cambio en nuestro modo de vivir y valorar nuestro entorno.

¿Quiere eso decir que las localizaciones ya no tienen tanto valor como reza la clásica frase inmobiliaria “location, location,location”? ¿Se puede crear centralidad desde la deslocalización? ¿La conectividad pasa a ser valor principal?

Con su crecimiento imparable, las ciudades se han convertido en los motores de la economía mundial. Los núcleos urbanos son responsables del 80% del PIB global, del 70% de la energía consumida y del 70% del total de CO2. Los estados compiten con sus ciudades para poder atraer más inversión y talento. Una competición global para la que hay que construir un relato de posicionamiento que evidencie la diferencia y la oportunidad única de una ciudad respecto a otras. Además, hay que crear indicadores que midan esos valores.

Este año, por ejemplo el prestigioso informe Emerging Trends, Climate of Change, que cada año publican el ULI y PWC, ha arrojado un dato relevante. En este informe se consulta a expertos de todo el mundo y se valora, entre otras preguntas, la intención de inversión y las variables que influyen en la toma de decisiones. Este año Madrid ha conseguido el quinto puesto entre las 31 ciudades presentadas, y los indicadores elegidos para dicha valoración son: conectividad, infraestructuras de transporte, rentabilidad, disponibilidad de activos para invertir, liderazgo de la ciudad, etc. El dato relevante es que la conectividad se sitúa en el primer puesto del ranking de decisión de inversión. Por encima de la rentabilidad. Algo está cambiando y estas tendencias lo demuestran.

Este mundo de la inmediatez hace que cobren cada vez más valor aquellas localizaciones que permiten tardar menos en conseguir tus objetivos, ya sea recibir un paquete o llegar al trabajo.

Aparecen términos como “última milla”, y “lo quiero, lo tengo”. Las compañías logísticas luchan por entregar sus paquetes en menos de dos horas, y las empresas buscan localizaciones bien conectadas que permitan a sus empleados dedicar poco tiempo al transporte. Los nodos de transporte se han vuelto los nuevos motores de crecimiento porque son los que más empresas y más talento atraen.

 

conectividad urbana tendencia carmen panadero madrid nuevo norte

 

Esa necesidad de la inmediatez influye también en la configuración y diseño de las ciudades, ya que la sociedad valora y demanda cada vez más entornos urbanos compactos y de usos mixtos, distancias cortas, acceso fácil a los servicios, etc. Se empieza a identificar las ciudades con una escala pensada para el peatón como algo muy valioso. Poder caminar la ciudad no sólo cohesiona y activa económicamente los centros urbanos, sino que además nos da enormes beneficios como sociedad. Ese concepto de walkabality, la búsqueda de entornos que puedan ser recorridos a pie, cotiza al alza. Los usuarios quieren vivir sus ciudades a pie o en bicicleta, tener nodos de transporte público que les permitan llegar lejos en poco tiempo, y el uso vehículo privado empieza a pasar a un segundo plano de prioridades. Esto también impulsa una nueva movilidad sostenible y eficiente. Indicadores que nos dicen que no vamos tan mal pues, en este caso, tendencia y sostenibilidad se dan la mano.

En línea con estas tendencias, el nuevo centro de negocios de Madrid Nuevo Norte va a ser un punto de hiperconectividad excepcional. Se ubicará junto a la estación de Chamartín, que pronto va a convertirse en el principal centro de la Alta Velocidad española, a menos de 15 minutos del aeropuerto de Madrid. Casi cinco millones de personas tendrán acceso en transporte público al nuevo distrito de negocios en menos de una hora. Conectado además por bus, metro y tren, el 95% de las parcelas de Madrid Nuevo Norte estarán a menos de 10 minutos andando de un nodo de transporte público de alta capacidad.

El modelo de movilidad de Madrid Nuevo Norte invertirá completamente la forma de moverse que nuestra ciudad aún arrastra del siglo pasado: el 80% de los desplazamientos se realizarán en medios sostenibles, y sólo un 20% de los viajes se harán en vehículos privados, poniendo a Madrid a la vanguardia de Europa en movilidad sostenible.

Se trata, pues, de un proyecto que se erige para nuestra ciudad como una oportunidad única de conexión con Europa y Latinoamérica. Un aliado para impulsar una movilidad más sostenible y eficiente en toda la región. Facilitará que la capital sea pionera en desarrollo económico innovador y fomentará una forma más responsable de relacionarse con el entorno urbano, escalable a otras grandes ciudades españolas, un modelo que facilita un modo de vida urbana más sostenible y descarbonizada.

29 enero 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


29 enero 2020

por Distrito Castellana Norte