Los otros patrimonios mundiales de la comunidad de Madrid

  • Madrid

Además del eje Prado-Retiro, reconocido en verano de 2021, la Comunidad de Madrid cuenta con otros espacios singulares declarados como Patrimonio Mundial. 

Son maravillas arquitectónicas, naturales y urbanísticas que asombran al mundo y bien merecen una excursión.

Palacio Real de Aranjuez

Vista a través de una reja del Palacio Real de Aranjuez, que junto con su entorno histórico fue considerado por la UNESCO Paisaje Cultural digno de ingresar en la lista de los Patrimonios Mundiales de la región de Madrid. Foto: José Gabriel Magide Spiritto / EyeEm/ Getty Images.

 

La Convención de 1972 para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO estableció que ciertos lugares de “valor universal excepcional” pertenecen a toda la humanidad, y ha sido ratificada por 193 países. Esa privilegiada Lista incluye un total de 1.121 sitios (869 culturales, 213 naturales y 39 mixtos) en 167 estados. En Madrid, el último en sumarse a la lista fue el Eje Prado-Retiro, pero no es el único de la región. Por eso, hoy recorremos otros Patrimonios Mundiales sin salir de la Comunidad.

 

Monasterio de El Escorial: el monumento del Siglo de Oro 

 

En 1984, la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad al Monasterio y Real Sitio de El Escorial (las tierras circundantes del antiguo señorío), justificándolo en su ejemplaridad: “La austeridad de su estilo rompió con las tendencias arquitectónicas imperantes, ejerciendo una acusada influencia en la arquitectura española durante más de medio siglo”.

Construido entre 1563 y 1584 en el corazón de la Sierra de Guadarrama y a tan sólo 50 kilómetros de Madrid, el monasterio ya era considerado en su tiempo la Octava Maravilla del Mundo y señaló el paso del plateresco al clasicismo en lo arquitectónico.

 

Vista panorámica del Monasterio y Real Sitio de El Escorial

Vista panorámica del Monasterio y Real Sitio de El Escorial, ya considerado en su tiempo Octava Maravilla del Mundo y actualmente considerado Patrimonio de la Humanidad. Foto: Tolola/ iStock.

 

Felipe II, considerado un gran renacentista, encargó la construcción a su arquitecto Juan Bautista de Toledo. Al morir éste, Juan de Herrera le imprimió su propio sello, caracterizado por primar la línea frente al derroche decorativo y agilizando la ejecución de la obra mediante una alta mecanización de los procesos. Pero también intervinieron los arquitectos Juan de Minjares, Giovanni Battista Castello ‘El Bergamasco’ y Francisco de Mora, por lo que sus 33.327 metros cuadrados resumen las aspiraciones del Siglo de Oro español sintetizando formas artísticas italianas y flamencas.

 

El patio de Santo Tomás de Villanueva

El patio de Santo Tomás de Villanueva, cuyo diseño actual es obra de Juan Gómez de Mora, es uno de los claustros más majestuosos de la centenaria Universidad de Alcalá de Henares, si bien Cisneros lo concibió inicialmente en un formato más austero. Foto: Siempreverde22/iStock.

 

Universidad y recinto histórico de Alcalá de Henares: El legado del cardenal Cisneros

 

A sólo 30 kilómetros de la capital, Alcalá de Henares atesora varias joyas visitables. La primera piedra de su universidad fue colocada por su fundador, el cardenal Cisneros, el 14 de marzo de 1501, y en 1508 comenzaron unas clases a las que más tarde acudirían Lope de Vega, Calderón de la Barca y Quevedo. La UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad en 1998 a aquella primera universidad renacentista, humanista y universal del mundo que sirvió de modelo a muchas otras y que fue un centro de excelencia académica en los siglos XVI y XVII.

El poderoso cardenal dotó a su colegio de un marco urbanístico acorde, convirtiendo a Alcalá en la primera ciudad universitaria planificada del mundo y modelo de la Civitas Dei (Ciudad de Dios), que los misioneros españoles trasplantaron a América.

El eje de su casco histórico es la Calle Mayor con su estructura de soportales heredera de la judería medieval, donde se sitúa el Museo Casa Natal de Cervantes, recreada como una vivienda de su época.

Además de estos espacios, una visita a Alcalá de Henares no puede prescindir del Museo Arqueológico Regional ni de vestigios romanos tan importantes como las ruinas de Complutum.

 

Estanque de los Chinescos en los Jardines del Príncipe de Aranjuez

Estanque de los Chinescos en los Jardines del Príncipe de Aranjuez, que forma parte del entorno declarado Paisaje Cultural por la UNESCO. Foto: Álvaro Faraco/iStock.

 

Paisaje cultural de Aranjuez

 

Se considera Paisaje Cultural al “resultado de la interacción en el tiempo de las personas y el medio natural, cuya expresión es un territorio percibido y valorado por sus cualidades culturales, producto de un proceso y soporte de la identidad de una comunidad”.

Estas cualidades valieron al Paisaje Cultural de Aranjuez situarse, en 2001, entre los apenas 100 inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para el organismo internacional, “el paisaje cultural de Aranjuez es un ejemplo de la compleja relación entre el hombre y la naturaleza. A lo largo de trescientos años, los monarcas españoles se dedicaron a diseñar y cuidar este sitio, haciendo de él una muestra de la evolución de los conceptos de Humanismo y centralización política, así como un paisaje en el que confluyen las características del jardín barroco francés del siglo XVIII con las del modo de vida urbano propio del Siglo de las Luces”. Atravesada por los cauces de los ríos Tajo y Jarama, el área integra sistemas de riego y estructuras hidráulicas tradicionales, la totalidad de sus huertas y jardines, el trazado de calles y plazas arboladas, su Palacio Real y un casco urbano del siglo XVIII. Concebido como Real Sitio y lugar de recreo para la monarquía del XVI, sus jardines han inspirado música a Joaquín Rodrigo y magníficos cuadros al pintor Santiago Rusiñol. Hoy pervive, abierto al disfrute de los ciudadanos y del conjunto de la Humanidad.

Entre sus edificios herrerianos de visita obligada se encuentran el Palacio Real iniciado por Felipe II y terminado por Carlos III y la Casa de los Oficios y Caballeros, del propio Juan de Herrera. El neoclasicismo está representado por la Casa del Labrador y la Casa de los Infantes, ambas de Juan de Villanueva.

 

Escena de otoño Comunidad de Madrid

Escena de otoño con el sol filtrándose entre las hojas de las hayas del Hayedo de Montejo, primer espacio natural de la Comunidad de Madrid declarado Patrimonio de la Humanidad. Foto: Fernando Fernández Oruna/ iStock.

 

Hayedo de Montejo: El plan perfecto para vivir la naturaleza.

 

Como una extensión de los hayedos primarios de los Cárpatos y otras regiones europeas, el Hayedo de Montejo es una antigua dehesa situada a los pies de la Sierra de Ayllón que, además de hayas, acoge robles y albares, rebollos y melojos, endrinos, madreselva y acebo. En 2017 fue el primer espacio natural de la Comunidad de Madrid declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Es un hayedo con leyenda, porque los paisanos de Montejo de la Sierra llevan siglos afirmando que sus hadas hechizan a los caminantes y los transforman en animales silvestres para añadir encanto a su bosque.

Su diversidad lo convierte en un ‘laboratorio natural’ gracias al control de más de 1.400 árboles y el seguimiento del clima con estaciones meteorológicas. Este valor científico y su necesaria protección hace que se deba visitar de manera gratuita pero bajo la guía de educadores ambientales.

 

4 mayo 2022

Autor

Distrito Castellana Norte


4 mayo 2022

por Distrito Castellana Norte