Madrid, el mayor plató del espagueti wéstern

  • Madrid

En Madrid se han rodado más de 200 películas del Oeste, muchas más que en la provincia de Almería, generalmente más asociada con este género.

El Gobierno regional ha editado la guía Territorio Far West con rutas para recorrer los paisajes que fueron escenario de este género cinematográfico.

 

Por un punado de dolares en el poblado del Oeste de Golden City Hoyo de Manzanares clint eastwood spaghetti western segio leone

 

La región de Madrid jugó un papel muy importante en el desarrollo del wéstern europeo, que surgió cuando este género cinematográfico parecía agotado en Hollywood. Estas producciones alcanzaron fama mundial gracias a algunos directores italianos por los que el subgénero fue bautizado como “espagueti wéstern”. Durante las décadas de los 60 y los 70 del siglo XX, más de treinta pueblos madrileños se transformaron en escenarios cinematográficos. La Comunidad de Madrid ha reunido todas estas localizaciones de cine en la guía Territorio Far West.

 

Madrid, el Hollywood del Oeste

Javier Ramos Altamira, historiador, documentalista, autor del libro El cine del Oeste en la Comunidad de Madrid y asesor de la guíadefine Madrid como “el Hollywood del Oeste” por el importante papel que jugó en el boom del espagueti wéstern. La región se había convertido ya en un gran plató por iniciativa de directores internacionales que decidieron rodar en Madrid porque era más barato y contaba con buenos estudios de cine, técnicos y especialistas. Madrid estaba considerada desde los años 50 y principios de los 60 como una localización cinematográfica atractiva para otros géneros, y congregó a numerosas estrellas de Hollywood para superproducciones como Salomón y la Reina de Saba o 55 días en Pekín.

Los primeros westerns que aprovecharon el parecido de los paisajes naturales madrileños con los norteamericanos fueron producciones españolas y estadounidenses. Entre ellas destaca “La rubia y el sheriff”, dirigida en 1958 por Raoul Walsh, una cinta para la que se construyó el primer poblado del oeste en España, en la localidad de Colmenar Viejo.

Pero el impulso definitivo, que marcó el carácter del llamado espagueti wéstern, llegó con el director italiano Sergio Leone y su película Por un puñado de dólares (1964), con un entonces desconocido Clint Eastwood como protagonista y con la banda sonora de Ennio Morricone. El primer título de la saga Trilogía del dólar supuso un antes y un después para el director, el actor y el músico y para la versión europea del wéstern, que despegó con gran impulso. Leone también rodó en Madrid las otras dos entregas, La muerte tenía un precio (1965) y El Bueno, el Feo y el Malo (1966).

 

La Pedriza escenario de El bueno el feo y el malo sergio leone spaghetti western peliculas del oeste madrid

Paraje de La Pedriza donde se rodó esta escena de El bueno, el feo y el malo (1966). Foto: Javier Ramos Altamira

 

Más de 200 películas del Oeste rodadas en Madrid

En la región de Madrid se rodaron más de 200 películas de las más de 500 cintas del Oeste que se filmaron en Europa. “La mayoría de la gente asocia este subgénero cinematográfico con Almería y sus paisajes desérticos, pero pocas personas saben que en Madrid se rodaron muchos más espagueti wésterns que en los decorados y paisajes almerienses”, afirma Javier Ramos Altamira. Algo que probablemente suceda, “porque, a diferencia de Almería, en Madrid no se han conservado los decorados”, explica este experto.

Al principio, las películas rodadas en el Viejo Continente emulaban las cintas americanas del género, pero el director italiano Sergio Leone “le dio un vuelco al estilo tradicional del wéstern”, según explica Ramos Altamira, para quien los wésterns europeos se caracterizan por ofrecer una visión más realista del lejano Oeste, con “poblados más polvorientos y vaqueros desarrapados”. “Las historias son más violentas y se recrean en los tiroteos; también son muy característicos los primeros planos de ojos, botas y revólveres, que añaden dramatismo e intensidad a la escena”, detalla Ramos Altamira, pero el ingrediente más característico es la música, que añade mucha tensión.

Inicialmente, la industria americana denostó la versión europea de sus películas del Oeste aunque, finalmente, acabó adoptando el modelo debido el éxito que alcanzaron. Incluso algunas productoras, como Paramount Pictures, rodaron en España.

Las estrellas de Hollywood no quisieron quedarse al margen. Raquel Welch, Robert Mitchum, Claudia Cardinale, Alain Delon, Gina Lollobrigida y Burt Reynolds son sólo una muestra del elenco de actores que rodaron en la Comunidad de Madrid algunas películas de la versión europea de los wésterns americanos.

 

Territorio Far West, cuatro rutas por el Lejano Oeste sin salir de Madrid

La guía Territorio Far West recoge cuatro rutas diseñadas por la Comunidad de Madrid como reclamo turístico y que quieren dar a conocer esos escenarios que se llenaron de indios y vaqueros, bailarinas con cancán y pistoleros que resolvían a balazos sus disputas de juego.

La Ruta del Noroeste es la más importante, ya que los principales westerns madrileños se rodaron en La PedrizaColmenar Viejo y Hoyo de Manzanares.

 

la pedriza madrid escenario localizacion el halcon y la presa spaghetti western madrid rodajes cine oeste

Numerosos wésterns tuvieron como escenario La Pedriza, como este paraje que aparecía en El halcón y la presa (1967). Foto: Javier Ramos Altamira

 

La Pedriza fue elegida desde muy temprano como localización por su parecido con algunos escenarios americanos. Aquí se había rodado en 1941 el que se cree que fue el primer wéstern madrileño, Oro vil, de Eduardo García Maroto, una producción totalmente española. Si era realmente un wéstern es algo difícil de comprobar, ya que no se conserva copia y no son muchos los datos que han llegado hasta nosotros sobre esta película. Sea como fuere, la cinta no cosechó grandes éxitos. 25 años más tarde, Clint Eastwood y Eli Wallach protagonizarían una escena de El bueno, el feo y el malo entre sus característicos roquedos, que hoy pertenecen al Parque Nacional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Colmenar Viejo ostenta varios récords: en esta localidad se construyó la que se considera la primera réplica de un poblado del Oeste americano en Europa y es el municipio madrileño en el que se han rodado más películas de este género. En el espacio natural de la dehesa de Navalvillar, a cuatro kilómetros del centro urbano, llegaron a coexistir hasta cinco decorados activos, simultáneamente.

Recientemente, en 2016, ha sido la localización de la última cinta del género, Parada en el infierno, en la que el director Víctor Matellano rescata los viejos mitos del wéstern.

Hoyo de Manzanares también jugó un papel muy relevante pues allí se levantó, en 1962, el poblado del oeste Golden City, probablemente el primero de carácter estable de Europa, que hoy se puede recorrer mediante realidad aumentada a través de la app ViveHoyo. En 1964, Sergio Leone filmó en este decorado la película La muerte tenía un precio. En esta réplica de un poblado americano, que reproducía una calle principal presidida por un saloon y una cantina, se filmaron más de 50 películas del género.

 

Hoyo de Manzanares Golden City poblados del oeste spaghetti western madrid almeria

Lugar donde se situaba el poblado Golden City, en Hoyo de Manzanares. Foto: Javier Ramos Altamira

 

Torremocha de JaramaTalamanca de JaramaAlgeteDaganzo de ArribaAlcalá de Henares y Nuevo Baztán son los pueblos que conforman la Ruta del Este del Territorio Far West. Durante varios años se transformaron en ranchos y fuertes confederados. En esa época, el fronterizo Río Grande se localizó en las afueras de Alcalá de Henares, por arte y magia del séptimo arte.

Aranjuez es una de las localidades madrileñas más cinematográficas. Se integra en la Ruta Sur de los escenarios wéstern, de la que forman parte Colmenar de OrejaTitulcia Ciempozuelos.

En 1972, Charlton Heston rodó en Aranjuez La selva blanca, de Ken Annakin; el Zorro de Ricardo Blasco cabalgó y forjó su leyenda en Colmenar de Oreja, pues en esta localidad se rodaron Las tres espadas del Zorro (1963) y El Zorro cabalga otra vez (1964). Y el Coyote, el héroe anónimo con antifaz al que dio vida el escritor barcelonés José Mallorquí, saltó al cine de la mano de Joaquín L. Romero Marchent, cerca de Titulcia, en Los Cortados, un territorio sobrecogedor, con impresionantes paredes verticales.

 

cortados de titulcia los despiadados pelicula del oeste spaghetti western localizaciones cine en madrid

Una imagen de los Cortados de Titulcia donde se rodó esta escena de Los despiadados (1967). Foto: Javier Ramos Altamira

 

La ruta suroeste del Territorio Far West madrileño nos conduce a VillamantaAldea del Fresno Pelayos de la Presa, donde se rodaron las típicas escenas de trenes y se construyeron fuertes y poblados mexicanos. El río Alberche, a su paso por el municipio de Aldea del Fresno, se transformó también en el Río Grande para una de las localizaciones de la película Por un puñado de dólares, de Sergio Leone.

 

La Casa de Campo, escenario ‘western’

La Casa de Campo fue otra de las localizaciones recurrentes del wéstern madrileño. Ahí se rodó en 1962 Torrejón City, una comedia ambientada en el oeste y protagonizada por Tony Leblanc. Dos años después, el pabellón de Toledo construido para la Feria del Campo sería utilizado para la mítica Por un puñado de dólares por sus muros de piedra y sus patios de estilo toledano. A partir de ahí, otras producciones volverían a recurrir a este edificio, hoy remodelado y convertido en restaurante. Los pinares de la Casa de Campo no fueron ajenos a otros géneros cinematográficos, ya que en ellos se rodaron cintas norteamericanas tan reconocidas como Espartaco, de Stanley Kubrick (1960) o Campanadas a medianoche, de Orson Welles (1965).

10 septiembre 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


10 septiembre 2020

por Distrito Castellana Norte