fbpx

Madrid Nuevo Norte: hacer ciudad pensando en el bienestar de quien la habita

  • Proyecto

La calidad de vida de las personas que vivirán y trabajarán en la zona ha sido una prioridad para el diseño de Madrid nuevo Norte

Se crearán espacios públicos más habitables para potenciar la salud a través de la creación de espacios confortables, la mejora de la calidad del aire y la vida urbana activa.

 

Madrid Nuevo Norte: hacer ciudad pensando en el bienestar de quien la habita

 

Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto que cambiará la imagen de Madrid y generará hasta 250.000 puestos de trabajo en la capital, no sólo ha centrado su estrategia de sostenibilidad hacia aspectos como el respeto al medio natural o la eficiencia de los recursos. En su diseño ha sido fundamental la sostenibilidad social, es decir, analizar cómo va a influir el proyecto en la vida de sus habitantes y tomar medidas para mejorar la calidad de vida de las personas. Dentro de dicho enfoque, cobra especial relevancia la creación de un entorno urbano saludable, tanto desde el punto de vista físico como del psicológico.

La sostenibilidad social de Madrid Nuevo Norte abarca aspectos tan importantes como el respeto a los valores históricos y la identidad de los barrios cercanos al ámbito del proyecto o la construcción de colegios, centros de salud, deportivos, culturales, de mayores entre otros equipamientos, creando comunidades activas, con el espacio público como elemento vertebrador de la vida cotidiana. También se ha considerado vital que los nuevos barrios incluyan a todos sus habitantes en igualdad de oportunidades, independientemente de su edad, género o diversidad funcional.

Más allá de eso, se ha hecho un énfasis especial en diseñar espacios públicos más habitables que potencien la salud, a través de la adaptación al clima, la mejora de la calidad del aire y la vida urbana.

 

Una ciudad activa es una ciudad más sana

Se ha buscado un modelo de movilidad más saludable y activa, con la creación de una extensa red ciclista y de itinerarios accesibles y seguros para peatones. De esta manera, se potencia que el ciudadano combine el transporte público con la actividad física en la vida cotidiana. Y es que caminar y desplazarse en bici son actividades cardiosaludables que ayudan a reducir los efectos del sedentarismo y a reducir el estrés. En concreto, 13 kilómetros de nuevo carril bici conectarán Madrid Nuevo Norte con los barrios vecinos y con la red ciclista existente en la ciudad, como el Anillo Verde Ciclista y el carril bici de Colmenar.

Se trata de un modelo que implica también la reducción de combustibles fósiles, lo que resulta en una disminución de la contaminación atmosférica. Esto también repercute directamente en la salud de las personas, gracias a la mejora de la calidad del aire que respiramos.

La naturalización del entorno urbano se estructurará a través de un proyecto específico de habitabilidad y confort para las zonas verdes y calles, que tratará aspectos concretos como maximizar la presencia de la vegetación en el espacio público, más allá del arbolado y los parterres que habitualmente cubren de verde las ciudades. Así, en Madrid Nuevo Norte, la vegetación colonizará superficies que hasta ahora no son habituales, como fachadas y cubiertas, para lo que se usarán, entre otras, plantas tapizantes y trepadoras.

Además, esa introducción de la naturaleza en la ciudad se alía en Madrid Nuevo Norte con el propio diseño y materiales utilizados en calles y plazas para regular la temperatura de los espacios públicos, reduciendo el efecto isla de calor, evitando la creación de microclimas calurosos en verano y zonas con demasiada sombra en invierno, y mejorando las condiciones de confort de las personas que transiten la zona.

 

Madrid Nuevo Norte: hacer ciudad pensando en el bienestar de quien la habita

 

Los árboles y la sombra que éstos crean son fundamentales para el confort en las calles, pero es común que, en nuevos desarrollos urbanos, estos tarden tiempo en tener suficiente porte para dar una sombra agradable. Ese aspecto se ha tenido en cuenta y se incluirán zonas de árboles de rápido crecimiento y elementos de mobiliario diseñados para que las calles y plazas tengan sombra desde los primeros momentos.

Este esfuerzo se complementará con el uso de elementos de agua en el espacio público. como fuentes o láminas de agua, para facilitar la evaporación y refrigeración del aire y combatir el calor en los meses de verano.

4 febrero 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


4 febrero 2020

por Distrito Castellana Norte