Tres “templos” de la horchata en Madrid

  • Madrid

La fábrica Oroxata en Tetuán, el kiosco de Narváez y Alboraya, en la calle Alcalá, son tres referentes de horchaterías artesanales, reconocidas durante generaciones por los aficionados madrileños a esta deliciosa bebida veraniega.

 

kiosco de horchatas de calle narvaez horchateria tradicional artesana

 

Los rigores del verano madrileño se dejan notar, y aliviarlos con una bebida que nos refresque resulta algo cotidiano y muy necesario. Entre el amplio abanico de opciones que nos ofrecen tiendas, bares y terrazas hay una bebida natural que lleva levantando pasiones en la capital desde hace más de 200 años. Algunas familias levantinas conocedoras de sus secretos se establecieron en Madrid ya desde finales del siglo XVIII, y con ellos trajeron la afición a la bebida valenciana por excelencia. La horchata se hizo pronto un hueco en el corazón y en las papilas gustativas de los madrileños, creando una auténtica tradición local horchatera en la capital.

A finales de los años 50 del pasado siglo llegó a haber en la ciudad hasta 300 puestos de venta callejera que la servían, repartidos por las calles de Madrid. Hoy sólo uno sobrevive, y también son contadas las fábricas tradicionales en las que aún se prensa la chufa. Todas ellas se han ganado un sitio en nuestra cultura gastronómica, para satisfacción de los más golosos. Es cierto que sigue siendo relativamente fácil encontrar esta bebida en bares y terrazas de Madrid en los meses estivales, pero hay tres establecimientos tradicionales que velan por su calidad más artesanal, especializados en este oro líquido hasta por cuatro generaciones.

Visitamos hoy las horchaterías tradicionales de la capital, tres locales que guardan la experiencia de décadas de esta refrescante delicia de origen valenciano.

 

El tradicional Kiosco de Narváez

Un sencillo kiosco en la acera podría pasar desapercibido entre el bullicio del barrio de Goya, pero es algo que no les pasa desde hace décadas a los conocedores de este secreto a voces: bajo su discreta apariencia se ofrece una de las mejores horchatas artesanas de Madrid.  Este castizo puesto de venta callejera se ubica desde 1944 en el número 8 de la calle Narváez. Y lo hace por obra y gracia de la familia Guilabert. Una familia que no era entonces nueva en la difusión del zumo de la chufa en la capital, ya que el oficio se remontaba a sus bisabuelos. Llegados desde el pueblo alicantino de Crevillente, ya en 1910 vendían horchata en la calle de Cedaceros y, antes de su destino final en Narváez, su puesto pasó por otras céntricas ubicaciones, como las plazas de Las Cortes y del Carmen. El característico quiosco bicolor actual, en azul y blanco, sustituyó en 1980 al anterior “aguaducho”, nombre con el que los madrileños conocían en las primeras décadas del siglo pasado a estos entonces abundantes establecimientos.

 

Kiosco calle Narvaez horchateria tradicional artesana en madrid historia horchata

El antiguo kiosco tras su traslado a la calle Narváez en 1944, con los padres de los propietarios, Lola y Manuel, y una joven clienta.

 

Todos los años, en torno al 15 de abril, cuando los hermanos Miguel y José levantan las cubiertas de su característico quiosco anuncian al barrio que el buen tiempo ya está aquí. Pero este 2020 les han recibido con especial alegría, y es que los vecinos no han podido disfrutar de su horchata hasta el 14 de junio, debido a la crisis sanitaria.

Su horchata artesana de receta centenaria hoy se vende en vaso mediano a 3 euros. Las cámaras frigoríficas de este castizo puesto esconden otra curiosidad refrescante, también de origen valenciano. Es el agua de cebada, una bebida natural realizada con cebada tostada, agua, azúcar moreno de caña y perfumada con limón, hoy prácticamente imposible de encontrar en la capital y que, nos cuenta Miguel, era muy popular en siglos pasados en las verbenas madrileñas.

Por fortuna, también nos confirma que hay “kiosco de Narváez” para rato: la quinta generación aguarda en la retaguardia. Pero habrá que esperar para que nos atienda, ya que a los hermanos Guilabert aún les quedan años y muchas horchatas por servir.

 

Oroxata, la “fábrica de Villaamil”

Nos acercamos ahora hasta el popular barrio de Tetuán. En el número 11 de la calle Pedro Tezano se ofrece horchata artesanal desde 1946. Esta fábrica tradicional, que ha tenido distintos nombres a lo largo de la historia y desde hace años ostenta el de “Oroxata”, es más conocida por los aficionados como “la fábrica de Villaamil”, debido a la vía cercana que sirve de referencia para ubicarla en el laberíntico callejero de Tetuán. El local luce hoy sus espléndidos 74 años de edad con Sergio Ferrer al frente, quien ha recogido el testigo en 2019 como cuarta generación de horchateros.

 

Fabrica artesanal de horchata de chufa Horchateria en Tetuan Oroxata Villaamil calle Pedro Tezano desde 1945

La familia de Sergio Ferrer lleva fabricando horchata en el barrio de Tetuán desde 1946.

 

En los años 40, los bisabuelos de Sergio se desplazaron desde Valencia a Madrid con la idea de fabricar horchata para distribuir en los distintos quioscos y puestos ambulantes que lo ofrecían. Al poco tiempo de abrir la fábrica, José y Pepina instalaron también un puesto de venta en la glorieta de Cuatro Caminos, ofreciendo un producto de tanta calidad que pronto les hizo populares de norte a sur de la capital.

Sergio, su biznieto, asume ahora un reto para el que casi estaba predestinado. Cuenta para ello con el saber hacer acumulado durante décadas, que tiene como testigos el molino y demás aparejos para extraer y tratar la esencia de la chufa. El establecimiento ha evolucionado desde sus comienzos como fábrica para otros establecimientos y un único mostrador a horchatería, y una oferta que ha ido diversificando e innovando, con polos e incluso cerveza de chufa: “Es un producto que tiene enormes posibilidades”, cuenta Sergio. El relevo generacional de esta saga de horchateros tiene también planes de expansión, como volver a servir su producto en otros establecimientos y el reparto a domicilio.

Sin embargo, sigue siendo su horchata tradicional (2,20 euros el vaso mediano) el superventas, acompañada de un fartón o de un trozo de coca, bizcocho valenciano que también elaboran. Su oferta sigue siendo estacional, como siempre, desde el mes de marzo a finales de octubre.

 

Fabrica historica tradicional de Madrid TETUAN horchata con fartons calle pedro tezano

La fábrica de horchata “de Villaamil”, hoy Oroxata, mantiene viva una tradición de generaciones.

 

Horchatería Alboraya

Volvemos al barrio de Goya para visitar otro de los imprescindibles de la horchata madrileña. Fueron los padres de José Luis y Celia Monrós quienes abrieron en Madrid esta horchatería al más puro estilo valenciano, aunque sus abuelos ya cultivaban los campos de chufa de las tierras de su Alboraya natal. En 1980 abrían negocio en el 125 de la calle de Alcalá, que años más tarde sus hijos ampliaron con una sucursal de la avenida de Felipe II, 26.

Todas las noches, José Luis y Celia hacen una estimación de lo que se consumirá el día siguiente para poner a remojo las chufas, unos 60 kilos para unos 250 litros. Así, quieren garantizar un producto recién elaborado, del que se controla todo el proceso, ya que el pequeño tubérculo sigue llegando en sacos de los mismos campos labrados por la familia durante décadas.

El resultado es un trasiego constante de clientes para degustar esta horchata, por un precio de 3,10 euros el vaso mediano, que se puede acompañar con un fartón artesano. Este negocio se acuerda también de los diabéticos, y ofrece una versión sin azúcar.

“Es un orgullo que después de 40 años la gente se siga acordando de ti como referente madrileño de la horchata”, cuenta José Luis. Un orgullo que les lleva a celebrar, cada primer miércoles de julio, el día de la horchata, que promueve Alboraya desde 2007 sacando su mostrador a la calle. Y ese o cualquier otro día también es posible disfrutar de la leche merengada, la otra especialidad de la casa, junto a los helados, entre ellos –cómo no– el de horchata.

 

comercio horchateria alboraya calle alcala madrid

Abierta desde 1980, Alboraya es una de las horchaterías más celebradas de Madrid

28 julio 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


28 julio 2020

por Distrito Castellana Norte