Un recorrido por los cines madrileños más emblemáticos

  • Cultura y Ocio
  • Madrid

Recorrer los cines más característicos de Madrid es un paseo por las tendencias de la arquitectura y la sociedad madrileña del último siglo.

La primera proyección de la capital tuvo lugar en un hotel de la carrera de San Jerónimo, y la primera sala estable fue el salón Maravillas, en la calle Manuela Malasaña, hoy convertido en teatro.

 

Entrada cine Capitol 1935 Nuevas Formas edificio carrion historia del cine feduchi b

Foto: Memoria de Madrid

 

Los cines madrileños no sólo forman parte del paisaje cultural de la capital, sino que, tal vez mucho más que otros edificios, su presencia en la ciudad revive en el espectador multitud de emociones y recuerdos de infancia. La pasión por el séptimo arte es inseparable de la esencia del Madrid del último siglo, como también lo son los teatros en los que se exhibían aquellos primeros rollos de celuloide.

La primera sesión cinematográfica de Madrid fue auspiciada por un colaborador de los hermanos Lumière en diciembre de 1895. Se proyectó en los bajos del desaparecido hotel Rusia, ubicado en el 34 de la Carrera de San Jerónimo, y consiguió un arrollador impacto en la sociedad madrileña. Pronto, el nuevo espectáculo se desplazó a salas cinematográficas más o menos estacionales, un modelo que ya estaba triunfando en toda Europa.

 

Las primeras sesiones

Tras el éxito de las primeras proyecciones de la Carrera de San Jerónimo con improvisadas sábanas cubriendo paredes y ventanas, el espectáculo del cine empezó a cuidar cada vez más su puesta en escena, y poco a poco proliferaron los escenarios para exhibir películas. A finales del siglo XIX, “Madrid ya contaba con varios barracones instalados en diferentes lugares del centro –calles de Alcalá, Pez, Ancha de San Bernardo–, en el barrio de Embajadores –calle Encomienda, Ave María y Atocha– y en el paseo del Prado, donde el cinematógrafo de Estanislao Bravo estuvo presente en las verbenas de San Juan y de San Pedro durante estos años”, según recoge Alejandro García Ferrero en el libro Las salas de cine en Madrid, (Estudios Geográficos Vol. 77, 2016).

Gradualmente, y encumbrado como el mayor espectáculo del siglo XX, el cine fue requiriendo de sedes más confortables, estables y, sobre todo, más seguras, ya que los soportes fílmicos se inflamaban fácilmente, provocando incendios. En 1907 había 23 salas de proyecciones en Madrid, la mayoría repartidas en el norte del barrio de Embajadores, en el entorno de la glorieta de Bilbao, en Argüelles y en el tramo del barrio de Salamanca cercano a la calle de Alcalá. Eran el germen de la pasión de los madrileños por el cine y los cines.

“Desde las primeras décadas del siglo XX, pero sobre todo a partir de los años 20, Madrid empezó a exhibir un conjunto de cines realmente magnífico, que afortunadamente ha sabido proteger en una parte significativa”, explica Óscar da Rocha Aranda. Para este doctor en historia del arte, visitando estos cines “aún podemos hacer un recorrido por la cultura, la historia y la evolución de la propia sociedad madrileña”.

 

El cine Doré

Levantado en 1912 en la calle de Santa Isabel, es el decano de los cines madrileños aún en activo. Su característica fachada es de 1923, obra del arquitecto Críspulo Moro y reformada tres años después por Manuel López Mora. Tras su primer esplendor, vivió más tarde años de decadencia, como delataba su sobrenombre popular, ya que era conocido como ‘el palacio de las pipas’. En 1989, la Filmoteca Española recuperó su belleza exterior e interior de estilo art decó en un efectivo trabajo de restauración.

 

cine dore filmoteca espanola fachada palacio de las pipas historia cinematografo

Foto: Andreas Praefcke

 

Cine Ideal

El Cine Ideal fue inaugurado en 1916 sobre los terrenos del antiguo convento de los Trinitarios Calzados en la plaza del Doctor Cortezo. La crónica del diario ABC del 13 de mayo de ese año aseguraba que tenía una capacidad de 3.000 personas, aunque no hay datos para corroborarlo, ya que hoy queda poco de su primitiva arquitectura. Por fortuna sí han llegado hasta nuestros días las magníficas vidrieras de su fachada, que se atribuyen a la célebre Casa Maumejean, centenaria empresa vidriera madrileña, con obras tan relevantes en la capital como la cúpula vitral del Hotel Palace.

 

cines ideal jacinto benavente madrid historia del cine fachada vidrieras casa maumejean

Foto: Metrocentric

Teatro Infanta Isabel, Monumental y Pavón

Da Rocha cita al Teatro Infanta Isabel como el más antiguo de los recintos dedicados al cine en nuestra ciudad. Ubicado en el 24 de la calle Barquillo se erigió originalmente en 1906 como barraca para cinematógrafo con el nombre de Cinema Nacional y posteriormente como Petit Palais. En 1913 se inauguró el actual edificio, diseñado por Eladio Laredo ya con su nombre actual, para acoger cine, teatro y variedades hasta 1927. El profesor de Rocha destaca como elementos más valiosos de su interior las lámparas, apliques y vidrieras, también de la factoría Maumejean.

teatro cine santa isabel cinema nacional petit palais proyecciones barquillo

 

También merece una mención el antiguo ‘Monumental Cinema’ de la calle de Atocha, hoy Teatro Monumental y sede de la Orquesta y coro de RTVE. Construido en 1922, se cree que es el primer edificio de Madrid que empleó hormigón armado más allá de las obras de ingeniería civil. La audacia se debió al arquitecto Teodoro Anasagasti, autor de esta obra temprana del racionalismo madrileño. En su día tuvo un acceso subterráneo desde la estación de metro de Antón Martín que desembocaba directamente a su lobby, algo sorprendente para el Madrid de la época.

Si bien el Teatro Cine Pavón (1924-1925), obra destacada del art déco madrileño, no fue construido para ese uso, a partir de la década del os 40 sí comenzó a utilizarse como cine, y en 1953 el inmueble fue reformado para este fin. El edificio también tiene la firma de Anasagasti.

 

Teatro cine Pavon historia de la cultura madrid art deco

Foto: Luis García

Cine Barceló

Da Rocha señala al Cine Barceló como “una de las cumbres del racionalismo madrileño y, en mi opinión, una obra maestra”. Fue construido en 1920 por Luis Gutiérrez Soto para sala de cine, actividad que mantuvo hasta 1974, cuando pasó a ser una popular discoteca.

 

Teatro cine Barcelo discoteca pacha racionamismo madrid luis gutierrez soto

Foto: Luis García

 

Cine Callao

Uno de los primeros cines en el entorno de la recién estrenada Gran Vía, el cine Callao (1926) fue la primera gran obra del arquitecto Luis Gutiérrez Soto. Su exterior muestra una amalgama de influencias que van desde el historicismo al neobarroco en su exterior, y en su interior destacan las influencias vienesa y art decó. Aquí se proyectó en 1927 la primera película sonora y hablada, El cantante de jazz.

 

Cine Callao madrid gran via luis gutierrez soto arquitectura

Foto: Tab59

 

Cine Proyecciones

El Proyecciones es uno de los cines emblemáticos de la capital, situado en el segundo eje más relevante del cine madrileño tras la Gran Vía, el de las inmediaciones de la plaza de Bilbao en la calle Fuencarral y Luchana. Es obra de López Mora y Sala Bazán de 1931, y destaca por su elegante fachada racionalista. En 2004 se reinauguró como sala multicine tras una profunda intervención del arquitecto Rafael de la Hoz.

 

Cine Proyecciones racionalismo madrileno arquitectura rafael de la hoz lopez mora sala bazan

Foto: Luis García

 

Cine Capitol

“Es uno de los hitos arquitectónicos de Madrid, y uno de los mejores ejemplos de que la arquitectura podía ser un espectáculo que completaba al del cine”, explica Da Rocha. Enmarcado en el excepcional conjunto del edificio Carrión, de los arquitectos Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced, fue construido en 1933 y, además de sus líneas racionalistas, destaca en su fachada la combinación de mármoles, granito pulimentado y piedra azul de Murcia, todo ello coronado por un gran neón, uno de los más singulares de la cartelería madrileña.

 

Cine Capitol feduchi edificio carrion callao arquitectura

Foto: Tiia Monto

14 febrero 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


14 febrero 2020

por Distrito Castellana Norte