Un recorrido por los comercios centenarios de Madrid

  • Madrid

Han sobrevivido a las guerras, crisis económicas y cambios sociales del último siglo. Los comercios centenarios de Madrid son todo un ejemplo de superación ante las adversidades.

Recorremos varias tiendas emblemáticas de la capital que resisten con éxito desde hace más de un siglo y hoy son historia viva de la capital.

 

Hoy se encuentran cerrados por la grave crisis sanitaria, pero, sin duda, pronto volverán a abrir sus puertas, como han hecho invariablemente desde hace más de un siglo. Los comercios centenarios de Madrid han conseguido renovarse a lo largo de la historia sin perder la esencia, y su oferta sigue conquistando a los madrileños, cien años después.

Mientras esperamos a poder salir de compras de nuevo, proponemos un recorrido en imágenes por algunas de las tiendas más emblemáticas de la capital para adentrarnos, al mismo tiempo, en la historia de nuestra ciudad.

Parte del secreto del éxito de los cinco negocios con solera que hoy destacamos es el saber hacer y el tesón de unos comerciantes que, escapando al capricho de las modas, han sabido adaptarse a los cambios y que, sobre todo, siempre han permanecido fieles a su esencia.

 

CapasSesena comercio centro de madrid cien anos historico abierto

El castizo escaparate de madera de Capas Seseña ha permanecido invariable desde hace más de un siglo en la calle de la Cruz. Foto: Juan Antonio Segal

 

Comenzamos el recorrido embozados en una genuina capa española, por supuesto, confeccionada en Capas Seseña. Desde su fundación en 1901 en pleno Madrid de los Austrias, esta sastrería tomó una arriesgada decisión comercial. El emprendedor Santos Seseña Rojas “apostó por volver a poner de moda una prenda que a principios del siglo XX se encontraba camino del olvido”, explican Enrique Ibáñez y Gumersindo Fernández en el libro Comercios de Madrid (Ediciones la Librería, 2017). Una decisión para la que incluso patentaron diseños propios, “como la capa modelo Goya, algo más corta que la tradicional y con cuello elevado”.

La apuesta fue acertada, ya que los diseños que aún hoy lucen sus escaparates, enmarcados en una elegante fachada de madera en rojo inglés, resultaron seductores a ojos de los madrileños. Pocos comercios pueden presumir de un plantel de ilustres clientes como éste: Picasso, Buñuel, Hemingway, Gary Cooper, Federico Fellini, Marcello Mastronianni, Hilary Clinton, Bruce Springsteen, Catherine Deneuve o la Familia Real son sólo algunos del largo listado de personalidades que se han acercado al número 23 de la calle de la Cruz, donde se ubica el negocio.

Hoy se encuentra al frente del negocio la cuarta generación de la saga, que sigue defendiendo la renovación de esta prenda artesanal de elegancia imperecedera.

 

casa de diego puerta del solo comercio centenario madrid paraguas bastones abanicos

Los abanicos, paraguas y bastones artesanales de Casa de Diego son parte inseparable de la imagen de la Puerta del Sol

 

Sofisticados y populares

Continuamos el recorrido por otros complementos del atuendo más clásico. Tras la puerta del número 12 de la Puerta del Sol nos encontramos con casi dos siglos de historia. Casa de Diego abrió en 1823 un establecimiento en la calle del Carmen y en 1858 se estableció en la más popular de las plazas madrileñas para mayor visibilidad de su oferta de paraguas, abanicos y bastones.

Desde entonces, ha sido uno de los elementos que hacen que el tiempo se detenga en la siempre cambiante Puerta del Sol. Un comercio que no pudo mantenerse ajeno a las adversidades históricas, ya que durante la Guerra Civil una bomba destrozó su escaparate y afectó al interior. No fue suficiente para acabar con el negocio ya que, en 1939, al término de la contienda, la empresa no solo reabrió su sede, sino que inauguró una nueva fábrica de paraguas y bastones en la cercana calle de Mesonero Romanos, en un local que, aunque modernizado, aún conserva. Hoy su lema “Mañana lloverá” y sus coloridos abanicos siguen formando parte del paisaje eterno de Madrid.

 

Casa Herranz alpargateria sogas cuerdas cordeleria tradicional madrid

Casa Hernanz ha sabido reinventarse y seguir teniendo éxito entre las nuevas generaciones sin dejar de ser fiel a un producto tan tradicional como las alpargatas. Foto: casahernanz.es

 

Cruzamos la cercana Plaza Mayor hasta llegar al 18 de la calle de Toledo. Los siempre abigarrados escaparates de la alpargatería Casa Hernanz ya preludian la fascinación que este establecimiento produce en su interior. Con mínimos cambios desde su fundación en 1845, sus sencillas estanterías de madera amontonan bobinas y alpargatas en una extraña y pintoresca estampa.

Hasta 28 cordelerías, alpargaterías y esparterías se ubicaron en esta céntrica calle a finales del siglo XIX, un momento en que este tipo de calzado era la solución más accesible para los pies de los madrileños. Perdió popularidad pasados los primeros años de la postguerra española, pero Casa Hernanz continuó fiel al producto, junto a negocios vecinos como Casa Vega y Lobo.

Ya en los años 70, la alta costura, con Yves Saint Laurent como maestro de ceremonias, dotó de glamour a la alpargata española que hoy persiguen muchos de los turistas que visitan la ciudad. La cuarta generación de esta familia de comerciantes madrileños volvió a recibir un impulso a su actividad cuando, en 2005, su tienda fuera protagonista de un artículo en The New York Times que disparó sus ventas internacionales.

 

Almacen pontejos comercios centenarios abiertos madrid

Reina indiscutible de las mercerías tradicionales de la capital, en el almacén Pontejos se pueden encontrar todo tipo de botones y fornituras

 

Mercerías centenarias y tocados exquisitos

Pocas mercerías madrileñas pueden presumir de haber superado los cien años. Visitamos almacén Pontejos, todo un icono ubicado en el número dos de la calle que da nombre al negocio, por el marqués viudo de Pontejos, que fuera alcalde de Madrid a principios del siglo XIX. Un comercio bullicioso desde el mismo 1913, año en el que abrió sus puertas, convirtiéndose muy pronto en el referente para costureras y modistas de la capital.

Estos días atienden pedidos urgentes a través del correo electrónico, y ya están preparándose para volver a ofrecer cualquier producto de su extenso catálogo en su tienda online, mientras esperamos volver a disfrutar de ser atendidos en este histórico local, con su interminable mostrador de madera y sus singulares expositores giratorios.

 

loewe gran via comercios centenarios de madrid

Loewe es, además de una firma de renombre internacional, uno de los comercios más antiguos de Madrid.

Loewe, el germen de una marca global

Terminamos este recorrido por comercios centenarios de Madrid en la Gran Vía, en la sede de Loewe, una de las mayores aportaciones españolas al mercado del lujo, que nació hace 128 años en el centro de la capital. En 1892, Heinrich Loewe Rössberg abrió su primera tienda en el piso principal del 39 de la calle del Príncipe, dirigiendo su oferta desde un primer momento a una clientela de gran poder adquisitivo. Un público con el que el artesano alemán ya había tenido contacto durante sus años de trabajo en un taller de encuadernación de lujo en la calle Echegaray.

Los lujosos coches, algunos blasonados, que aguardaban en la calle dejaban constancia de su aristocrática clientela. En 1905 Loewe recibió la distinción de proveedor real. Tras la apertura de las sendas sucursales en Barcelona, en 1910 y 1918, y otra en la madrileña calle Barquillo en 1923, fue ya el hijo del fundador, Enrique Loewe, quien poco antes de la Guerra Civil compró en el 8 de la Gran Vía madrileña la que se convertiría en su tienda más emblemática. Pasada la contienda, en las navidades de 1939, Loewe inauguró la nueva sede, que tanto tiempo se había hecho esperar. Sin duda todo un acontecimiento en años duros.

Aún hoy se conservan de aquellos tiempos su característico escaparate y, en el interior, su hermosa escalera helicoidal, las lámparas de araña y el mueble mural de caoba, según explican Ibáñez y Fernández en su libro sobre comercios madrileños. Un interior que el visitante curioso podrá pronto volver a contemplar sin perjuicio para su bolsillo, visitando la galería de arte de acceso público que ha instalado la empresa y que ofrece un recorrido de montajes históricos y recientes de los escaparates de la marca.

13 abril 2020

Autor

Distrito Castellana Norte


13 abril 2020

por Distrito Castellana Norte