Un recorrido por los mercadillos (no solo navideños) con más encanto de Madrid

  • Modelo de ciudad

Más allá del Rastro, Madrid rebosa actividad en sus calles y espacios emblemáticos, tomados temporalmente por mercadillos de diversa naturaleza.

Promueven el comercio local y el consumo de proximidad, además de fomentar la movilidad peatonal y proponer una forma diferente de vivir el espacio público.

 

mercado de navidad plaza mayor madrid

Mercadillo de Navidad en la Plaza Mayor de Madrid, donde se pueden encontrar desde árboles a figuras de Belén, pasando por decoración típica de estas fiestas. Foto: Álvaro López/ Madrid Destino.

 

Es raro el fin de semana que no haya alguna calle o espacio emblemático de Madrid cortado para celebrar algún evento pop up, entre los que destacan mercadillos de todo tipo, que normalmente tienen muy buena acogida. En plenas fechas navideñas proliferan los mercadillos donde se puede encontrar regalos para las fiestas, artesanía y disfrutar de las luces y la decoración del momento.

Aunque los hay en muchos barrios de Madrid, de norte a sur de la ciudad, el más emblemático es el de la Plaza Mayor, donde se puede encontrar todo tipo de figuras para el Belén, árboles de Navidad y adornos variados, así como pelucas y artículos de decoración acordes con estas fiestas. Sin salir del Centro, el paseo de Recoletos acoge el ya tradicional Mercado de Artesanía de la Comunidad de Madrid, que reúne a unos 170 artesanos con propuestas de regalo únicas, como piezas de cerámica, marroquinería, orfebrería y textiles, entre otras muchas opciones. Y en el entorno de Matadero y Madrid Río, detrás de la Casa del Reloj, suele ubicarse un mercadillo de dimensiones más modestas, con productos de alimentación navideños. En algunos casos, junto a los mercadillos, es posible encontrar una pista de hielo temporal para deleite de grandes y pequeños.

Pero no sólo de Navidad viven este tipo de mercados callejeros, sino que durante el resto del año también es posible adentrarse en originales propuestas para animar los fines de semana con una oferta variada.

Por ejemplo, el primer sábado de cada mes, el corazón del literario barrio de Las Letras acoge el Mercado de las Ranas, que toma su nombre de la antigua denominación de la calle Lope de Vega (calle Cantarranas, hasta 1844), en la que se ubica. Los comerciantes de esta céntrica zona abren sus establecimientos ininterrumpidamente, sacando sus productos a la calle y atrayendo numerosos visitantes. Se trata de una iniciativa transversal que promueve la oferta comercial, turística, cultural y gastronómica del barrio ofreciendo descuentos y promociones.

Y sin necesidad de salir del centro, el barrio más alternativo de Madrid, Malasaña, acoge en la plaza del Dos de Mayo el evento Malamarket, todos los sábados de primavera y diciembre. En él se dan cita distintas expresiones artísticas y de diseño, piezas de artesanía, ilustración y objetos de segunda mano. No faltan conciertos acústicos, talleres o actividades infantiles. Del mismo, modo, y muy cerca de esta ubicación, podemos encontrar el centro cultural Conde Duque, que cede algunos de sus históricos espacios dos veces al año a un singular mercado que hará las delicias de los amantes del vintage, denominado Lost & Found Market. En él, además de encontrar libros, ropa, música, cómics, tecnología y juguetes, puedes adquirir y compartir ideas y conocimientos.

 

Museo del Ferrocarril. Foto: Getty Images/ Gabriel Solera.

Los visitantes recorren los expositores con productos vintage y de autor del Mercado de Motores en la nave principal de la antigua estación de Delicias, actual Museo del Ferrocarril. Foto: Getty Images/ Gabriel Solera.

 

El ya consolidado Mercado de Motores atrae multitud de visitantes a otro lugar emblemático de la ciudad, el Museo del Ferrocarril y antigua estación de tren de Delicias, el segundo fin de semana de cada mes. Caminando entre joyas ferroviarias, en este rastrillo es posible encontrar casi de todo: creativos artículos de diseño, muebles retro, moda de segunda mano, discos de vinilo y hasta bicicletas originalmente remozadas. A ello se suma su oferta de puestos de comida, actividades infantiles y hasta un servicio de guardería para perros.

Asimismo, el primer sábado de cada mes, The Festival toma las calles del barrio de las Salesas, también conocido por su denominación comercial Salesas Village, donde tiendas únicas con creaciones de autor comparten espacio con encantadores locales de restauración donde escuchar música, tomar un cóctel o degustar un brunch. Este evento cosmopolita que aúna moda, arte, gastronomía y cultura, propone un recorrido corto pero intenso por las calles Campoamor, Santa Teresa y Argensola. Una estupenda oportunidad para vivir plenamente el barrio.

 

Salesas village

The Festival, en el área denominada Salesas Village, aúna moda, gastronomía, arte y cultura, además de dinamizar el comercio y la hostelería de esta céntrica zona de Madrid. Foto: The Festival.

 

Madrid también cuenta con mercadillos con solera donde las letras y el arte son los protagonistas. La Feria del Libro de la Cuesta Moyano, junto a uno de los muros del Real Jardín Botánico, tiene carácter permanente, abre todos los días y bajo sus casetas, libreros de viejo de estirpe continúan con esta tradición con origen en 1925. Además de encontrar auténticas rarezas, la feria acoge actos de firma de ejemplares por parte de numerosos escritores, un colectivo que siempre ha apreciado y frecuentado esta instalación. La peatonalización de su ubicación y la llegada de la luz y la calefacción a las casetas, ha metido de lleno a la feria en el siglo XXI.

 

Cuesta de Moyano Alvaro LopezMadrid Destino

La Feria del Libro de la Cuesta Moyano, ubicada de forma permanente en una zona peatonal contigua al Real Jardín Botánico, reúne desde 1925 a tradicionales librerías de viejo. Foto: Álvaro López/ Madrid Destino.

 

El Mercadillo de pintores que cada domingo acoge la plaza del Conde de Barajas, está organizado, desde hace 30 años, por la Asociación Cultural de pintores madrileños Taller Abierto. Recoge obras originales de alrededor de 40 artistas que también disponen de un espacio abierto de exposición y venta junto al Arco de Cuchilleros de la Plaza Mayor, una cesión del consistorio madrileño. En colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la asociación organiza exposiciones temáticas y concursos de pintura, como la del centenario de la llegada de Lorca a Madrid.

 

Impulso al comercio de proximidad

Más allá del arte, la artesanía y los espacios con enfoque más de ocio, también adquieren gran relevancia los mercados dedicados a la alimentación. En concreto, tres mercados de alimentos de calidad y de producción local o de proximidad ponen directamente en contacto a sus visitantes con los productores, sin mediar intermediarios. Desde hace una década, la Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid organiza el Día de Mercado en la Casa de Campo el primer sábado de cada mes. Aquí es posible adquirir productos tales como dulces, miel, quesos, encurtidos, hortalizas, carnes, vinos, etc. muchos de ellos de producción ecológica y en todo caso, productos de la Comunidad de Madrid. Fuera de fecha, también es posible hacer pedidos a los productores preferidos a través de la citada cámara.

 

Un puesto ofrece productos de las huertas de las vegas de ríos madrileños como el Jarama en el Mercado de Productores Planetario, donde el comprador tiene trato directo con el productor. Foto: Mercado de Productores Planetario.

Un puesto ofrece productos de las huertas de las vegas de ríos madrileños como el Jarama en el Mercado de Productores Planetario, donde el comprador tiene trato directo con el productor. Foto: Mercado de Productores Planetario.

 

Por su parte, el Mercado de Productores Planetario transforma el distrito de Arganzuela el primer y tercer domingo de cada mes. En la esquina de la avenida del Planetario con la calle Meneses ponen su puesto 36 pequeños productores madrileños con explotaciones que distan no más de 120 kilómetros de la capital. El denominador común: la producción artesanal y ecológica. Los visitantes están invitados a sumarse a la filosofía de “cero plásticos” llevando su propia bolsa de tela. Además, se ofrecen actividades para toda la familia.

Hermano mayor del anterior, el Mercado de Productores de Matadero Madrid congrega cada mes a cerca de un centenar de productores artesanos de proximidad, con sus alimentos ecológicos que recuperan sabores tradicionales y la mejor calidad: cervezas artesanales, pan de masa madre, carne de la sierra, etc. No faltan catas, charlas y zonas de degustación de la propia compra. Estas iniciativas tratan de contribuir al desarrollo de las zonas rurales de la región y a la promoción de pequeños productores locales.

Por último, la oferta de mercadillos urbanos se completa con el colorido Mercado de las Flores de la calle Jorge Juan, en el barrio Salamanca. Ha celebrado ediciones muy navideñas pero cuando despliega realmente su paleta de colores es en la edición que da la bienvenida a la primavera. En este mercado se da un repaso a la botánica básica y se imparten talleres de arte floral, además de ofertar test olfativos. Una cuidada oferta gastronómica completa esta experiencia sensorial propuesta por la revista Vogue.

13 diciembre 2021

Autor

Distrito Castellana Norte


13 diciembre 2021

por Distrito Castellana Norte